DHSF
Desde DHSF : Criminalizados de Espinar a la espera de una sentencia absolutoria
28/06/2017
geneva_banner-ESP
RED SOMBRA en Seminario Internacional sobre Derechos Humanos y Empresas
24/08/2017

Bancos alemanes ha puesto a disposición de la Glencore casi 8000 millones de euros

IMG_20170518_234733210

Según los Principios Rectores de la ONU para Empresas y Derechos Humanos, aprobados en 2011, los Estados no son los únicos responsables de proteger los derechos humanos ante violaciones de terceros. También las empresas tienen el deber de respetar los derechos humanos. Esta responsabilidad no sólo abarca sus propias actividades, sino también sus relaciones de negocios. A su vez, los financistas de las empresas comparten esta responsabilidad, dado que es su deber velar por que éstas respeten los derechos humanos. Y ello debido a que son los bancos y los inversores los que ponen a disposición el capital para poner en marcha, por ejemplo,  proyectos mineros controvertidos.

En el casIMG_5950.CR2o de Glencore, empresa suiza dedicada a la extracción de minerales y comercialización de materias primas, un conjunto de bancos alemanes ha puesto dineros a disposición de la misma a pesar de que se la acusa de haber causado numerosos y graves casos de contaminación ambiental, violación de derechos humanos, envenenamiento de personas y evasión tributaria.

En sus informes empresariales, Glencore se abstiene de revelar los procesos judiciales en curso y los graves conflictos con las poblaciones locales, con lo cual ofrece una imagen positiva de sus operaciones que está lejos de corresponder con la realidad. Además, la compañía priva a los países proveedores de materias primas —con frecuencia extremadamente pobres— de los ingresos que les corresponden, manteniendo una estructura empresarial poco transparente y extremadamente compleja, con subsidiarias creadas en paraísos fiscales.

Desde 2013 los bancos alemanes han participado significativamente en la financiación de las operaciones de Glencore. En efecto, desde esa fecha el sector financiero alemán ha puesto a disposición de la empresa minera casi 8000 millones de euros. La provisión de capital fresco se dio a través de la participación en créditos y la emisión de acciones y bonos.

Los bancos comparten la responsabilidad, pues les compete Captura de pantalla 2017-07-03 a las 20.11.11asegurarse de que sus clientes o socios respeten los derechos humanos y el medio ambiente. Sobre todo cuando se trata de relaciones de negocios a mediano o largo plazo como los créditos, los bancos poseen de hecho la capacidad de influir sobre sus clientes. Ya sea en sus propios reglamentos o a través de su adhesión a estándares internacionales como el Pacto Mundial de la ONU , los bancos a menudo se comprometen a tomar en cuenta aspectos como la protección del medio ambiente y los derechos humanos en sus decisiones financieras. Sin embargo, en el caso de Glencore estas promesas obviamente no se han puesto en práctica. La intervención de los bancos alemanes en operaciones destinadas a financiar las actividades de Glencore o invertir en ellas pone en claro que las directrices emitidas por los bancos y sus mecanismos de implementación no bastan para descartar su participación indirecta en las violaciones de derechos humanos y la contaminación ambiental. La falta de transparencia de los bancos alemanes en su trato con empresas como Glencore no permite deducir hasta qué punto éstos han iniciado un proceso de diálogo con el consorcio minero, o qué consecuencias han extraído de los informes sobre violaciones de derechos humanos y destrucción del medio ambiente por parte de Glencore.

Descarga del  Estudio-bancos-alemanes-glencore-web